Características del gobierno de Mussolini

Benito Mussolini fue un dictador de Italia que se convirtió en ministro en 1922, estuvo al mando unos años y como consecuencia fue apresado pero al poco tiempo salió gracias a la Alemania nazi y consiguió ser el presidente hasta 1945. Él constituyó un sistema fascista, nacionalista, militarista, en contra del liberalismo y el comunismo y con una censura total.

El gobierno de Mussolini empleó un sistema dominante en cuanto a la religión para poder consolidar su mandato, entonces se fue mezclando el lenguaje militar con el religioso para ir convenciendo a todos los individuos con el fin de conseguir el sometimiento doctrinario.

En este artículo se van a exponer algunas de las características más destacadas del gobierno de Mussolini, el cual formó un sistema con poderes absolutos, rechazando la voz y el voto de los grupos opositores.

El dictador Benito Mussolini fue quien creó el fascismo

Supremacia del Estado

Las personas del país italiano estaban totalmente sometidas a todo lo que el Estado decía y hacía, ya que era quien dirigía y ordenaba todos los aspectos políticos, económicos y sociales. Era un Estado totalitario, es decir,  donde la libertad era condicionada, no se permitía la división de cualquier tipo de poder y en el ámbito político no dejaban que hubiese una oposición.

Glorificación del jefe

Según este gobierno la población necesitaba de un hombre que fuese soberbio y admirable, es decir, como un superhombre. En el momento en el que la providencia decidió que Mussolini fuese el que estuviera al frente del pueblo, éstos debían ser quienes confiasen, obedeciesen y le siguiesen de manera fiel.

Dominio sobre el pueblo

Durante la mayoría del gobierno fascista el pueblo estaba controlado y dominado bajo el miedo al inculcarles esa emoción como herramienta motivacional. Además, mediante los medios de comunicación también se promovió ese control ya que había censura en algunos contenidos y en algunos periodistas a los que rechazaban.

Propaganda desmesurada

En aquel momento la prensa y la radio fueron dos medios de comunicación que tuvieron mucha importancia en el gobierno de Mussolini. Fueron dos herramientas que se emplearon como propaganda para divulgar su ideología y sus victorias, sin la opción de que hubiese otras opiniones distintas.

Militarismo

Resaltaba el autoritarismo y para poder mantenerlo era necesario que hubiera un instrumento militar, el cual difundió la esencia a toda la población.

La educación en la disciplina castrense y los desfiles militares eran sucesos del día a día en el gobierno fascista. En esa época también había opositores a los que persiguieron un conjunto de paramilitares con el fin de enviarlos a la cárcel.

Antimarxista y antiliberal

La última característica es que el gobierno de Benito Mussolini tenía el objetivo de arremeter contra el liberalismo porque lo valoraba como artificioso y contra el marxismo en el tema de la revolución, de la autarquía, del obrero y de la lucha de clases. Además, elogiaba al Estado y a su nación, siendo totalitario y controlando la vida de cada persona ya que se nacía para servirle.