Características del aparato reproductor masculino

El aparato reproductor masculino se define como la agrupación de órganos que se se dedican a garantizar la reproducción en el varón a través de la función sexual, eso sí, es importante para mantener la especie a diferencia de otros sistemas del organismo que mantienen vivo a una persona. En este proceso el espermatozoide y el óvulo se juntan en el sistema reproductor femenino para fecundarlo y crear el cigoto, después el embrión, y por último, el feto.

En este aparato la estructura se divide en varios órganos internos que se encuentran en el interior de la pelvis (vesículas, próstata, uretra y glándulas), y en otros externos (pene, testículos y epidídimo), los cuales se conocen como genitales.

Si quieres conocer más acerca del aparato reproductor masculino, no dudes en seguir leyendo.

El aparato reproductor masculino se encarga de la reproducción en el varón

Momento de la maduración

El aparato reproductor masculino comienza a madurar en la pubertad, es decir, la etapa que transcurre entre los 10 y los 15 años, pero que puede variar en cada persona. En ese momento, los testículos empiezan a crecer y estar activos, es decir, surge la producción de espermatozoides. También aparecen ciertos rasgos sexuales secundarios, por ejemplo, el vello es más grueso y los músculos se desarrollan más.

Producción de espermatozoides

El proceso por el que se crean los espermatozoides se conoce como espermatogénesis,  que comienza en los túbulos seminíferos del interior de los testículos. Después se dirigen al epidídimio para madurar y tener la movilidad suficiente para buscar un óvulo. Más adelante van a las vesículas seminales para juntarse con un líquido para alimentarlos y protegerlos.

Fecundación del óvulo

Cuando se está realizando el acto sexual, el tejido se llena de sangre, lo que hace que se compriman las venas, se endurezca y se eleve el miembro viril. Esto surge por una alta excitación sexual, lo que permite que el pene entre mucho más fácilmente en la vagina. Después, el semen se traslada a la uretra mediante las contracciones musculares de la próstata, y posteriormente, se queda en el canal vaginal para llegar a las trompas de Falopio, lugar en el que uno de esos espermatozoides puede fecundar al óvulo.

Surgen enfermedades

  • Varicocele: se dilatan las venas de los testículos y eso genera un hinchazón, con lo que es incómodo y puede que se reduzca la esterilidad. La mejor solución es pasar por quirófano.
  • Criptorquidismo: cuando uno de los testículos o los dos no bajan al escroto antes de la pubertad es necesario corregirlo mediante la cirugía.
  • Hipertrofia prostática: se hincha la próstata, entonces hace contacto con la vejiga y la uretra, creando así un gran problema a la hora de orinar.

Segregación de hormonas sexuales

Los testículos tienen como objetivo realizar una función endocrina al segregar hormonas sexuales, siendo las más destacadas la testosterona y la luteinizante.
La primera se encarga de producir espermatozoides, mantener el apetito sexual, agrandar los genitales externos y distribuir el vello corporal de forma equitativa. La segunda cumple la función de estimular la producción de testosterona y es esencial en la regulación de la ovulación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *