Características del Boom Latinoamericano

¿Qué es el Boom Latinoamericano? Fue un fenómeno literario y editorial que surgió en América Latina en la época de los 60 y 70. Un grupo de jóvenes decidió salirse de las normas generales de la literatura y utilizaron un realismo mágico y un enriquecimiento narrativo para crear lo que sería una nueva era.

Los escritores del boom fueron los “sucesores” de autores europeos vanguardistas. Los jóvenes escritores crearon historias adaptadas a sus espacios urbanos con los factores políticos y sociales que regía en Latinoamérica en esa época.

Los escritores más destacados son Julio Cortázar, Mario Vargas Llosa, Gabriel García Márquez o Juan Rulfo, entre otros.

La primera obra del boom latinoamericano fue Rayuela (Julio Cortázar, 1962), o La ciudad y los perros (Vargas Llosa, 1962), o Hijo de hombre (Augusto Roa Bastos, 1959); cada investigador tiene una opinión diferente.

Características del Boom Latinoamericano

Influencia literaria

El esplendor de la literatura latinoamericana se originó con escritores de la talla de Rubén Darío, José Martí y José Asunción Silva, cuyas obras dan un salto hacia el modernismo y rompen las reglas impuestas por la literatura tradicional. En Europa escritores modernistas como James Joyce influyeron en los jóvenes autores del boom y también los escritores latinoamericanos del vanguardismo. Coonrod Martínez afirma que los escritores del vanguardismo fueron los “verdaderos pioneros” del boom con ese carácter innovador.

Estilo editorial

No es un movimiento como tal, sino un estilo editorial concreto que tiene como finalidad exponer una nueva forma de manifestación con una escritura particular y de esa forma poder distribuir los libros a nivel mundial.

Técnicas narrativas

La primera es la circularidad, es decir, redactar el final con las mismas palabras que las del inicio. La segunda es el tiempo no-lineal, es decir, empezar por el final de la historia y después saltar sin que haya una continuación temporal. La tercera y última es el monólogo interior, es decir, los pensamientos del personaje se plasman en primera persona, tal como saldrían de su conciencia.

Realismo mágico

Este género no se clasifica en fantástico o real, es una mezcla entre ambos y así genera duda en el lector sobre los hechos que se están contando. El realismo mágico sirve para explicar los hechos económicos, políticos y sociales que surgieron en esa época. Además, el pueblo estaba reprimido y los autores fueron quienes cogieron las ideas y sentimientos que no se atrevían a expresar, añadiendo esos tintes fantasiosos e irreales.

Temática

La narración hispanoamericana se centró en temas sobre el campo o lo más exótico de América Latina. Cuando los habitantes del campo se mudaron a la ciudad, la literatura cambió de temática, se volvió más urbanita y se trataron los problemas de la metrópolis que afectaban a los seres humanos como las drogas o la delincuencia.

Ya no solo se preocupaban de los temas que correspondían a una cierta región, sino a temas que interesaban a toda la sociedad, por eso puede que el boom tuviera tanto éxito, ya que llegó a más mentes.

Escenarios

En este tipo de narrativa los jóvenes autores prefieren los sitios rurales y urbanos con un enfoque político e histórico del país de origen, considerado una manifestación de la identidad nacional o regional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *