Características de la edad moderna

¿Qué es la Edad Moderna? La Edad Moderna fue la tercera etapa histórica que tuvo sus inicios tras la toma de Constantinopla (1453) para unos, o en 1492 con el descubrimiento de América para otros y finalizó con la Revolución francesa en 1789. La Edad Moderna se considera un período de consolidación de la comunicación, la prosperidad y la razón, considerados los valores de esta etapa, válidos actualmente.

Los protagonistas fueron los continentes de Europa y América, una división de la Historia Universal acusada de tener un punto de vista europeo o limitada a la Civilización Occidental. Sin embargo, la Edad Moderna da lugar a la “Era de los descubrimientos” de Australia y América, además de la creación de la primera economía mundial, que fue un gran impacto universal.

Un período histórico que abarca desde el siglo XV hasta el siglo XVIII, dividiéndolo en Temprana Edad Moderna y Segunda Edad Moderna englobados en otros periodos histórico-culturales, diferenciados por distintas particularidades como los sistemas de producción o el pensamiento.

En la Edad Moderna hay cambios significativos en las ciencias, el arte, el pensamiento humano y el orden social.

Características de la Edad Moderna

Globalización

La “Era de la exploración” tuvo descubrimientos como la llegada de Colón a América en 1942, la Isla de Madeira, la costa de África y el itinerario marítimo de la India en 1498. Estos hallazgos tuvieron consecuencias en la colonización, llevada a cabo por Portugal y España y más adelante por Los Países Bajos y Gran Bretaña, y también en la necesidad comercial entre los distintos continentes, por ejemplo, las especias se aplicaron a la dieta europea.

Mercantilismo

El mercantilismo se denominó “la escuela económica” de la Edad Moderna. Al descubrir productos básicos como la seda o las especias, la necesidad de crear un nuevo comercio fueron en aumento. Se crearon nuevas fuentes de riqueza, diversas redes de comercio internacional y diferentes prácticas económicas con las que intentaron acrecentar su poder. Además, la revolución comercial hizo que surgiera el interés en temas como la bolsa, la inversión y la fabricación.

Humanismo renacentista

El humanismo fue una corriente filosófica, intelectual y cultural europea que tuvo sus inicios en Italia y se fue propagando por Europa Occidental para recuperar el humanismo greco-romano. La función principal fue encontrar habitantes con capacidad de expresarse con fluidez y claridad, tanto de forma oral como escrita e intentar que otros habitantes desearan realizar acciones honestas y sensatas. Para llevarlo a cabo se hacía uso de las humanidades, por ejemplo, la poesía, la historia, la filosofía moral o la retórica y excluyeron la lógica y lo práctico.

Ilustración

La “Era de la razón” fue una corriente filosófica e intelectual que se centró en la razón como fuente de legalidad y de autoridad, además de ideales más desarrollados como el progreso, la tolerancia, la libertad y la cisma entre la Iglesia y el Estado.

Algunos filósofos como Descartes, John Locke, Kant o Rousseau influenciaron a esta etapa, además de la publicación de la Ecyclopédia, o Diccionario Razonado de Las Ciencias, Las Artes y Los Oficios que ayudó al desarrollo de las ideas que se originaron en Europa y fuera de ella.

Arte

Los pintores evolucionaron en cuanto a la perspectiva y otros elementos del realismo, analizando las sombras y las luces siendo sus principales maestros Michelangelo o Da Vinci.  El estilo que más dominó la Edad Moderna fue el arte barroco con toques visualmente recargados y distanciados de lo simple, haciendo de la ciudad un escenario artificioso aunque la rama del barroco protestante presentó un estilo más individualista.

Revolución científica

Se describe como la eclosión de la ciencia moderna, es decir, cuando la evolución en química, física, matemáticas, biología y astronomía modificaron el modo de cómo ver la naturaleza de la sociedad. Se centró en rescatar los conocimientos de los antiguos en el momento en el que se publicó Principia de Isaac Newton, el científico que enunció las leyes de gravitación universal.