Características del hombre primitivo

El hombre primitivo hace referencia a aquel ser humano que vivió en momentos históricos en los que la civilización no estaba muy desarrollada, por lo tanto, da lugar a la época prehistórica. Prácticamente no había un sistema de escritura, la tecnología estaba poco desarrollada y la poca modificación del entorno son algunas de las características que se ligan a este término.

Se denomina como “homo” y dentro del mismo hay distintas bifurcaciones al ir el ser humano evolucionando gradualmente. Han surgido muchas especies por el camino y seguramente existan otras que no se han descubierto.

¿Quieres saber cuáles son las características del hombre primitivo? Para eso tienes que seguir leyendo este artículo.

El hombre primitivo destacó por crear el fuego

Rasgos físicos del hombre primitivo

  • La altura era bastante baja
  • Tenía un pelo largo y seco
  • Los pómulos eran salientes
  • Tenía un cuerpo tonificado
  • La mandíbula era fuerte
  • Tenía una frente aplanada
  • Caminaba de manera encorvada

El hombre primitivo y su conquista del fuego

Una de las victorias más destacadas del hombre primitivo fue la creación del fuego al cual adoraban como si fuese un Dios. En la etapa de las tribus nómadas, el fuego era como un evento ya que las reuniones se realizaban alrededor de el en la época invernal. Era muy importante conservar encendido el fuego a través de algunas brasas de leña renovadas continuamente porque no tenían los suficientes medios.

Roles sociales en la era del hombre primitivo

La sociedad estaba dividida en jerarquías al organizarse en pilares sociales fundamentadas en la familia. Los niños realizaban la tarea de recoger leña, las mujeres recogían frutas y los hombres se dedicaban a cazar. Además, era muy importante que a las personas mayores se les tuviese respeto.

Tareas del hombre primitivo

En aquella época había ciertas tareas que las realizaban para poder sobrevivir en el día a día. La caza era una actividad esencial para comer y, al tener mucha habilidad, orientarse bien y ser capaz de rastrear a la presa desde lejos, no era tan difícil. También se dedicó a recolectar plantas y frutos para alimentarse y así tener una comida variada.

Vivienda del hombre primitivo

El hombre primitivo al poseer un carácter nómada tuvo la obligación de construir un lugar que sirviese como refugio para condicionar su vida y la de su familia. Al principio del todo las cuevas eran el lugar ideal como albergue, y más adelante, se fabricaron chozas y carpas para protegerse del frío. Éstas eran totalmente artificiales al estar hechas de piedra (Edad de Piedra) o paja, o incluso sobre hielo.

El hombre primitivo y los ritos funerarios

Al inicio no se daba sepultura a los fallecidos, simplemente se les echaba a una fosa común, pero a medida que iba pasando el tiempo, empezaron a enterrarlos e incluso a hacer ritos funerarios.

Al enterrar a los familiares, el hombre primitivo empezó a tener un registro mental de lo que sucedía en el pasado, entonces también sirvió como proyección para el futuro, es decir, para los descendientes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *