Características del Imperio Otomano

El Imperio Otomano se fundó en 1299, un estado con varias etnias y multi confesional creándose el momento culmen bajo la orden de Suleiman en los siglos XVI y XVIII expandiéndose por el continente Europeo, los Balcanes, el norte de África y en Medio Oriente. Se consideró uno de los imperios más grandes y prolongados, además fue inculcado y mantenido por la religión monoteísta del Islam.

A lo largo de los años comenzó a decaer, concretamente a continuación de la derrota en el combate naval de Lepanto en 1571 donde perdió prácticamente toda la armada. Además en los siglos siguientes fue aún a peor y en el momento en el que llegó la I Guerra Mundial y la de los Balcanes se evaporó.

Uno de los Imperios más destacados y con más historia, y a continuación se muestran las características más destacadas.

El Imperio Otomano estuvo situado en medio de Occidente y Oriente

Estructura política y jurisdiccional

El Imperio Otomano fue inteligente y se situó entre Oriente y Occidente, situación estratégica que le proporcionó una postura céntrica en las disputas mundiales a lo largo de unos 6 siglos. Cuando estaba en el punto más álgido se compuso de 29 provincias y 4 estados vasallos y tributarios colocados en la periferia del Imperio, los cuales fueron Transilvania o Ardeal, Crimea, Principado de Valaquia y Moldavia. Los límites estaban con el norte de Europa, el sur de África (Sudán, Eritrea), el oeste de Marruecos y el este del Lago Caspio.

Crecimiento mediante la expansión

Todos o casi todos los Imperios tienen un crecimiento gracias a la expansión del mismo y éste destacaba porque quería más territorios que lo ligaban a una razón religiosa ya que el Islam manifiesta que los creyentes propaguen la fe y transformen a los infieles, lo cual era la razón de su diligencia. El desarrollo favorable en cuanto a la expansión hizo que saltaran las alarmas en otras zonas del continente Europeo que estaban vinculados a una religión cristiana.

Economía: agricultura y ganadería

Se caracterizó por la agricultura y la ganadería entonces este Imperio no necesitaba la importación sino que tenían sus propios alimentos, además eran capaces de crear ropa y objetos imprescindibles para la rutina del día a día. Además al estar en medio de Oriente y Occidente la economía se centró en la exportación de sus utensilios y en el transporte de mar.

Religión oficial: el Islam

En los inicios del surgimiento del Imperio Otomano los jefes eran muy rigurosos con las normas religiosas pero poco a poco la Iglesia se corrompió cuando se implicó en el tema político.

La religión oficial del Imperio Otomano fue el Islam pero no eran personas intolerantes ya que dentro del mismo había católicos y judíos aunque es cierto que los que no pertenecían al Islam tenían que apoquinar más dinero en los impuestos.

Guerra en el Mar Mediterraneo

En 1522, el Imperio decidió llegar y ocupar la isla de Rodas generando el hecho de que el Mar Mediterráneo Oriental se convirtiera en una zona turca y eso provocó una guerra en el mar entre el Imperio Otomano, las tropas de Constantinopla y los piratas tunecinos y argelinos. Es en ese momento cuando los integrantes turcos decidieron acorazar sus territorios de la costa y reforzar la existencia marítima.