Características del párrafo

¿Cómo se puede definir el párrafo? Es la unidad mínima de un texto compuesta por  una agrupación de palabras y oraciones principales y secundarias relacionadas entre sí de forma lógica y coherente para transmitir una idea. Da inicio a través de una letra mayúscula, continúa con una cantidad determinada de renglones y finaliza con un punto y aparte que lo separa de los otros.

Los párrafos puede ser de distintos tipos, teniendo en cuenta que los más utilizados son los párrafos de argumentación al ser el autor quien argumenta o da sustento a una idea, aunque también hay otros como los párrafos de descripción y los de narración.

Continúa leyendo este artículo para conocer cuáles son las características del párrafo, ya que es la unidad mínima del texto.

El párrafo es la unidad mínima de redacción en la que se explica y desarrolla una idea

Variación en el tamaño

Esta agrupación de palabras y oraciones varían de tamaño según lo que quiera expresar el autor, por lo que puede estar conformado por una o dos palabras, un renglón o incluso de varios. Como  curiosidad la novela “El cazador de leones” de Javier Tomeo está compuesta de sólo dos párrafos.

Unidad ligada a la coherencia

La unidad está unida a la coherencia, dos características esenciales en el párrafo que cumplen la función de conseguir que las oraciones que conforman el párrafo hagan referencia a un mismo suceso. Y no solo eso, los siguientes también deben sucederse de manera clara, lógica y evidente.

Formado por 2 tipos de oraciones

La oración principal

La oración principal, también conocida como oración temática, hace referencia al tema o los aspectos de los que trata el párrafo, por lo que en ella aparece la idea principal y el sentido del mismo, En este caso no es necesario leer todo el párrafo para extraer el concepto central.

La oración secundaria

La oración secundaria hace referencia a la que sigue a la principal, por lo que se centra en explicar, complementar y expandir lo que es enunciado en la oración principal. Además, siempre debe haber un vínculo a nivel de coherencia, lógica continuidad y consistencia entre ambas oraciones.

Distinta separación

El párrafo de hoy en día, considerado párrafo moderno, solo necesita una separación textual como la del punto y aparte, Mientras que si nos remontamos a la antigüedad, cabe señalar que el texto  se escribía de corrido y se marcaban los párrafos con un signo tipográfico conocido como antígrafo (¶).

En algunos ámbitos como el periodístico, se escoge no sangras las líneas iniciales, pero sí que demarca con una simple línea vacía pasar de un párrafo a otro.

Varias formas de presentar el párrafo

  • Ordinario: sangrado en la primera línea y todas las líneas están justificadas.
  • Francés: la primera línea sobresale por la izquierda con respecto a las demás.
  • Alemán: justificado y sin sangría en la primera línea.
  • Asimétrico: aparecen distintas sangrías y las líneas tienen diferentes longitudes.
  • En bandera: se justifica solo a uno de los lados y no tiene ninguna sangría.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *