Características del suelo

El suelo se llama a la capa externa de la corteza terrícola en las que coexisten abundantes seres y acrecienta la flora, lo que deriva en una estructura de suma relevancia para la evolución de la vida. El suelo se emplea como cimiento a las plantas y le ofrece distintas sustancias alimenticias imprescindibles para la evolución y mantenimiento de los mismos.

La meteorización es el proceso del suelo en el que los trozos de roca se vuelven más pequeños, se emulsionan o crean compuestos inéditos. Esos productos rocosos se combinan con el agua, el aire o los restos orgánicos que derivan de los animales y las plantas para formar el suelo.

Hay diferentes clasificaciones o tipos del suelo:

  • Genéticos: Se tiene en cuenta el proceso que les concedió su origen, la evolución del perfil, el tipo de humus, las propiedades químicas, etc.
  • Petrográficos: Se visualiza la influencia de unos de los componentes de la fracción mineral de éstos, del cual surgen suelos arenosos o salíferos, entre otros.
  • Climáticos: Depende de las diferentes zonas climáticas, por ejemplo, el suelo de zona tropical.

El suelo guarda un amplio abanico de características que lo definen como tal, y reúne una gran selección de factores, los cuales pueden ser muy diversos.

Materia orgánica e inorgánica

Por un lado, los componentes orgánicos vivos y muertos son los restos de vegetales como los insectos, los hongos, las lombrices o el humus. Por otro lado, los componentes inorgánicos que mediante la meteorización han elaborado azufre, nitrógeno o magnesio, hacen que el suelo sea fértil para el cultivo y así nazcan diferentes especies, algunas de ellas como fuente de alimento para el ser humano.

Partículas

De manera general, el suelo tiene muchas partículas que varían por el tamaño, empezando por las que son muy pequeñas, por ejemplo, la arcilla que mide 0,002 mm y terminando por las que son de mayor tamaño como la arena gruesa de 2mm.

Acumulación de agua

Tiene un carácter híbrido y al haber un gran espacio permeable, el suelo es capaz de guardar una notable cuantía de agua, como si fuese una esponja natural. Hay suelos que contienen capas donde el agua reside saturada, es el caso de las aguas subterráneas o capas freáticas.

Patógenos

Hay un montón de seres vivos que habitan en el suelo, por ejemplo, los seres macroscópicos y microscópicos pueden producir enfermedades en las personas, animales y plantas.

Propiedades físicas y químicas

Se caracteriza por un lado por las propiedades físicas como el color, la porosidad, la absorción, la textura y la estructura, y por otro lado, por las propiedades químicas como la fertilidad, la sustancia orgánica o viva y el pH.

Contaminación y deterioro

Puede ser que se contamine por la labor minera, por otras industrias o por derrames en las zonas costeras. En el caso que se contamine con metales pesados, se convierte en una zona  de cultivo peligrosa porque se puede penetrar en la comida recolectada. Además, las prácticas agrícolas como el cultivo constante, la fertilización desmesurada o el pastar con muchos animales dañan al suelo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *