Características del absolutismo

¿Qué es el absolutismo? Se conoce así a una forma de gobierno y régimen político muy característico del sistema anterior a la Revolución francesa de 1789-1799, que destaca por reunir todos los poderes una misma persona, por lo que no está sometido a ningún tipo de limitación institucional. Es un tipo de gobierno monárquico al ser el rey quien predomina sobre los demás y solo debe rendir cuenta a la deidad suprema y a nadie más, es decir, a Dios, por eso resalta la vida religiosa.

En el absolutismo no existe un Estado ni tampoco un partido político, más bien es un individuo quien ostenta el poder sin necesitar ningún tipo de ideología concreta, por eso no es necesario que la población se vea sometida a un control sobre cada aspecto de la vida cotidiana.

¿Quieres saber las características del absolutismo? ¡No te detengas aquí y sigue leyendo este artículo para descubrir más!

El absolutismo se caracteriza por la reunión de todos los poderes en el rey

Poder vitalicio y hereditario

La condición de rey es heredada de padres a hijos de forma automática, sin tener en cuenta las capacidades que tiene para ser el soberano de una nación. Esta autoridad la ejerce durante toda su vida, acaso que renuncie a ello por un motivo de gravedad como una enfermedad que le impide ejercer su función.

Límites del poder absolutista

En el absolutismo no hay límites de forma explícita, pero realmente si que hay algunos que enmarcan el poder real y eran los siguientes:

  • Derecho natural: demanda la existencia de derechos elementales o determinados en la naturaleza humana, por eso realmente no son consideración del monarca como tal. Algunos ejemplos de derecho natural son: herencia y mayorazgo.
  • Ley de Dios: el rey debe seguir unas leyes que las dicta la religión y la Iglesia, ya que se considera una persona entregada a la religión cristiana.
  • Leyes fundamentales del Reino: este tipo de leyes no tienen que estar necesariamente escritas y conforman una constitución, por ejemplo, ley de sucesión del propio rey.

Economía mercantil

En el absolutismo lo más habitual es la economía mercantilista, es decir, la economía que se basa en el desarrollo del comercio y la exportación manteniendo una posición relevante en el contexto internacional. Seguramente, la unión que hay entre el feudalismo de la aristocracia y la burguesía insurrecto se debe a este modelo.

Sociedad con estamentos

El absolutismo siempre ha funcionado en una época en la que la sociedad ha estado dividida en estamentos.

Estaban divididos en 2 grupos claramente; por un lado, se encuentran los miembros del clero y de la nobleza, quienes poseen privilegios que predominan sobre los demás. Por otro lado, se integran burgueses, campesinos y asalariados urbano, quienes se centran en trabajar constantemente para generar ingresos para la monarquía. Este tipo de clase se caracteriza por vivir en lugares urbanos o rurales, además de tener que pagar unos tributos y dar parte del producto bruto de las cosechas que los fieles deben brindar a la Iglesia.