Características de la autocracia

La autocracia es el sistema de gobierno en el que una sola persona es quien tiene el poder y toma las decisiones que ve conveniente, sin la necesidad de que las acciones que realiza se justifiquen ante cualquier mecanismo político y social. Es un término económico, sociológico y político que procede de la Antigua Grecia en el que se utilizaba para obtener el título de emperador, sin tener en cuenta el poderío de la monarquía.

De la misma manera que otros sistemas de unión de obligaciones, la autocracia tiene un gobierno desempeñado por un líder y no acepta controversia ni surgimiento de organizaciones de los ciudadanos ni de partidos políticos de la oposición.

La característica principal de la autocracia es la conservación del poder que solicita la necesidad de negación de oposición en el país a través de aparatos de tiranía social.

Las características de la autocracia son:

Consolidación del poder

Los poderes legislativo, judicial y ejecutivo se consolidan en una misma persona, siendo este quien dirige las distintas cuestiones del país. Se diferencia de la dictadura o del totalitarismo en que este sistema político puede estar representado por un grupo social, un partido político, una minoría racial o una junta militar.

Llegar al poder

Se puede implantar de diferentes maneras, siendo lo normal que el gobernador comience unos cambios, valiéndose de la astucia, de los diversos trucos legales y de los poderes democráticos. Otras veces, se puede establecer por la fuerza, ya sea a través de invasiones militares o golpes de estado que provocan violencia y terror.

Coacción y persecución

El desacuerdo o la discrepancia es un motivo importante para que surja la represión y la persecución, ya que aquellas personas que se oponen al sistema autocrático o piensan de una forma distinta, tienen la negación para colaborar en el ámbito político y a veces hasta les niegan los derechos humanos básicos.

Corrupción

Al no haber poderes contrarios, los que están aliados a este sistema disfrutan de exención e inmunidad, y aprovechan para lucrarse de forma ilegal y perpetrar crímenes sin el miedo a que sean juzgados por los hechos correspondientes.

Miedo y violencia

Aquellas personas que sean enemigos del régimen autócrata o que no estén dispuestos a coadyuvar, tienen el miedo a ser perseguidos, torturados e incluso asesinados. Además, se puede originar protestas con mucha violencia o guerrillas o incluso una Guerra Civil.

Devoción a la personalidad

Al tener el poder una sola persona, se le rinde culto y se le condecora como a una divinidad. Esto coge fuerza desde el Estado y se incita la devoción a la personalidad del jefe, mediante mensajes que conllevan a la manipulación por ponerlo como un salvador o peor aún, como un mal necesario.

Configuración de la oligarquía

La autocracia favorece de manera abierta o secreta al autócrata, a sus simpatizantes y a quienes le son leales. Este sector puede contar de forma ocasional con los bienes suficientes para convertirse en una oligarquía; esto es, un grupo social con un gran poder tanto económico, como social y político, del cual puede obtener grandes beneficios en la sociedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *