Características de la constitución nacional

La Constitución es la ley suprema del Estado, la cual determina su funcionamiento, su organización y su estructura política. Además, establece tanto los derechos como las obligaciones de los habitantes del país. Sirve para regular el ejercicio de los poderes del Estado y su organización y para asegurar a cada ciudadano cuáles son sus derechos.

La Constitución está formada por el poder soberano (legislativo, ejecutivo y judicial) a través de un contrato social en el que se acuerda la estructura del país, las libertades de cada ciudadano y los ideales comunes para conseguir el bienestar de todos.

¿Quieres saber cuáles son las características de la constitución nacional? Sigue leyendo este artículo para descubrirlas.

La constitución nacional es un texto de carácter jurídico-político para crear los poderes constituidos

Características generales

  • Está escrita y es complicada de cambiar.
  • Se denomina la “Ley superior del país”.
  • Tiene una estructura concreta: preámbulo, primera parte dogmática y segunda parte orgánica.
  • Se ocupa de los derechos y la garantía fundamental de toda la sociedad, además trata de asentar unas bases y unas atribuciones del Gobierno del país y el de todas las provincias.

Supremacía constitucional

La Constitución de una nación ocupa el puesto más alto de la jerarquía. Es la Ley Suprema del Estado, de modo que se encuentra por encima del resto de ordenamientos jurídicos. Aún así, los tratados de carácter global pueden tener un rango superior al de la Constitución. Es el derecho nacional de cada país el responsable de determinar cuál es el rango constitucional que ocupan los tratados internacionales.

En el caso concreto de México, la Constitución está por encima de los tratados global. Mientras, en Argentina, ambos ordenamientos jurídicos ocupan el mismo nivel en la jerarquía, especialmente los Tratados Internacionales de Derechos Humanos.

Control de constitucionalidad

Para que la Supremacía Constitucional realmente tenga validez, el Estado debe contar con una serie de sistemas e instituciones que garanticen que ninguna normativa, tratado u ordenanza, invalide la constitución. Por lo general, el organismo responsable de la gestión y evaluación de las normas consideradas inconstitucionales es la Corte Suprema de la Nación.

Flexibilidad de la constitución

La Constitución puede ser de dos tipos en función de la flexibilidad. Por un lado, rígida o semirrígida, si requiere de un procedimiento de gran complejidad para su modificación. Y, por otro lado, flexible, si la Constitución se puede modificar con una ley.

Principios constitucionales

Para la redacción de la Constitución de la nación se toman como base diferentes principios, además del Principio de Supremacía de la Constitución.

Uno de los principios más relevantes es la igualdad de todas las personas ante la ley, el cual rechaza cualquier tipo de privilegio. También destacan los principios de legalidad y de racionalidad de ley.

Resalta la importancia del principio de independencia de los poderes del Estado: legislativo, ejecutivo y judicial. Y, por último, el principio de irretroactividad de la ley, de forma que una ley nueva en ningún caso se puede utilizar para juzgar una acción que tuvo lugar en el pasado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *