Características de la discriminación

En la actualidad la definición más próxima a la discriminación es la de excluir a cierta persona, tratarla como un ser inferior o quitarle ciertos derechos a causa de aspectos físicos, ideológicos, culturales, económicos o sociales. Este tipo de exclusión hace que a la otra persona se le considere “distinta”, lo que afecta a su dignidad humana, incluso en ocasiones se le somete a insultos y agresiones.

Se considera negativo al crearse unos prejuicios que no tienen fundamento alguno y que se proyectan en ciertas personas sin derecho alguno, por ejemplo, “los gitanos son unos ladrones”, “los árabes son terroristas” o “los maricones tienen pluma”.

A continuación te informamos sobre las características de la discriminación.

La discriminación ataca el corazón mismo de lo que significa ser humano

Se considera un prejuicio

Desde el punto de vista de la psicología, la discriminación se considera un prejuicio, ya que se trata de un comportamiento despectivo hacia otras personas.

Debes saber que no se apoya en un carácter lógico sobre la superioridad de la persona que se cree que tiene el derecho de discriminar, ya que realmente no posee fundamentación científica que lo avale, solo los prejuicios lo hacen.

Excluye a individuos

Todos los tipos de discriminación se caracterizan por excluir a los individuos dejándolos totalmente aislados, aplicándose a las minorías. Esto quiere decir que la gente que se siente superior tiene la necesidad de privar a otras personas de los mismos derechos y libertades que tienen los demás. Eso sí, hay ciertos matices dependiendo si la discriminación se realiza a una única persona o a un colectivo, aunque en ambos casos siempre está vigente el estigma social.

Puede provocar marginalidad

La discriminación puede provocar marginalidad cuando se ejerce contra colectivos muy minoritarios, siendo un ejemplo claro cuando una persona sufre de bullying en el colegio, la universidad o el trabajo por su color de piel, su orientación sexual, etc. Si el vínculo con los demás compañeros se quiebra, se da una situación de marginalidad.

Establece categorías entre personas

Todos los tipos de discriminación hacen uso de las características determinadas de personas y colectivos en su contra. Lo que muchos expertos en el ámbito filosófico y antropológico comprenden por diversidad, otros lo transforman en desigualdad y en creación de categorías entre las personas. Por eso la discriminación racial responde a la situación de hacer sentir inferior por el color racial, y la discriminación religión, como su propio nombre indica, por su religión.

Genera tensiones y conflictos sociales

La discriminación es un comportamiento social negativo que genera un daño psicológico en las personas que lo sufren, ya sean individuos o colectivos. Cabe decir que las reacciones de quienes lo padecen depende del carácter y, en ocasiones, buscan venganza a través de la violencia. Un ejemplo muy claro de esto son las revueltas que se organizas contra la discriminación racial en Estados Unidos.

Crea movimientos de apoyo

La discriminación contra una persona o todo un colectivo crea empatía y solidaridad por parte de los demás.

De esta forma comienzan a surgir corrientes de apoyo contra las minorías y eso hace que se formen asociaciones. El objetivo principal es luchar contra toda forma de discriminación y segregación por razones de color de piel, origen, cultura, religión y demás.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *