Características de la Revolución Rusa

¿Qué es la Revolución Rusa? Se define así a una agrupación de sucesos históricos que ocurrieron en el país ruso al inicio del siglo XX, concretamente entre febrero y octubre de 1917, los cuales dieron pie al derrocamiento del régimen monárquico zarista imperial. También lograron que se construyera un nuevo modelo de Estado de tipo lenista republicano, además de crear la República Socialista Federativa Soviética de Rusia, más conocida como URSS.

Esta revolución se vio marcada por dos momentos:

  • Revolución de febrero: Consiguieron que el gobierno de Nicolás II finalizara y comenzó un gobierno provisional.
  • Revolución de octubre: Lenin y sus compañeros de partido derrocaron al gobierno provisional e instauraron el gobierno bolchevique, con su posterior fundación de la Unión Soviética.

A continuación te explicamos las características de este acontecimiento tan importante.

La revolución rusa condujo al derrocamiento del régimen zarista imperial

División de 2 fases

Primera fase de la Revolución Rusa

En la primera etapa lograron derrocar al Zar y poner en el poder a Alejandro Kerensky, un socialista moderado, por lo que la sociedad era dirigida por los Mencheviques, es decir, la fracción moderada del Partido Obrero Socialdemócrata de Rusia. Ellos optaron por realizar un consejo para aportar ideas, lo que derivó en una gran influencia en el establecimiento de la República.

Segunda fase de la Revolución Rusa

Los bolcheviques, también conocidos como socialistas radicales, fueron quienes consiguieron erradicar el antiguo régimen a través de  la creación de la República Federal Comunista, teniendo como líder a Lenin. Otra vez los campesinos y los soldados se pusieron en contra del gobierno provisional bajo el lema “Todo el poder para los Soviets” con la fértil promesa de “Paz, tierra y pan”. Entonces el 25 de octubre Lenin se puso al mando con la ayuda de León Trotsky, jefe del ejército rojo.

Destaca la teoría marxista

Aunque Karl Marx, pensador socialista y activista revolucionario de origen alemán, había escrito su obra pensando en las sociedades más industrializadas, los socialistas rusos pensaron que sería una buena idea adoptar aspectos del marxismo en su país. Cabe mencionar que el marxismo se trataba de rechazar el capitalismo y defender la construcción de una sociedad sin ningún tipo de clases.

Dualismo de poderes

Una vez pasada la abdicación del Zar, hubo unos días en los que todo era muy confuso, aunque es cierto que el apoyo de la población fue en aumento.

Uno de los motivos de ducha inestabilidad fue la dualidad de poderes que había en Rusia; por un lado, se encontraba el gobierno provisional de la capital, y por otro lado, la primera organización de delegados obreros conocida como el Soviet de San Petersburgo.

Entonces, mientras que los primeros luchaban por la convocatoria de una Asamblea Constituyente y por seguir batallando en  la guerra, los segundos pedían algunas medidas revolucionarias. además de que se retirasen de la guerra.

Soviets: la base de la revolución

Los soviets fueron una parte fundamental en la Revolución Rusa.

Se trataba de un tipo de asamblea en la que se juntaban obreros, soldados y campesinos rusos, además de los líderes del movimiento, todos con el objetivo de defender los intereses populares.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *