Características de Sócrates

Sócrates es conocido por ser un filósofo y pensador griego muy destacado en Occidente que alcanzó el éxito por las sugerencias, los planteamientos y las ideas que manifestaba. Vivió en la antigua Grecia, sociedad en la que se creó la democracia, desde el año 370 hasta el 399 a.C, anterior a Aristóteles y Platón, con los que formó el principio de la filosofía griega.

Destacaba por su astucia y su pasión por destapar a los individuos que intentaban aparentar saber más que los propios sabios y originó una estrategia que era fingir que sabía poco para después hacerles ver cuales eran sus erratas e ineptitudes más relevantes, de ahí la oración “solo se que no se nada”.

A continuación se van a señalar algunas de las características más importantes del filósofo conocido como Sócrates.

Sócrates fue un filósofo griego que destacó por la mayéutica

La mayéutica, la ironía y la refutación

El pensamiento de Sócrates se percibía mediante unos escritos a base de diálogos, más específicamente una serie de preguntas y respuestas que realizaba con sus estudiantes de la escuela, más conocido como la mayéutica. Este método servía para que el receptor pudiese ser capaz de decir la verdad, después de la exposición Sócrates procedía a examinar las preguntas y respuestas quebrando todo aquello relacionado con el relativismo.

Para lograr saber la verdad a través de la mayéutica se empleaban dos modos distintos, por un lado la ironía fingiendo así el saber sobre un tema en concreto, y por otro lado la refutación revelando la incoherencia del raciocinio.

Política: autoridad

Sócrates tenía el pensamiento de que las ideas de las cosas corresponden a un lugar en concreto que sólo el individuo inteligente es apto de adquirir, y por eso persistía en una postura en la que sólo él era capaz de mandar con autoridad. Nadie sabe si este filósofo estaba a favor o en contra de la democracia, lo que si se descubrió es que Platón no estaba interesado en esta manera de gobernar y Sócrates se dejaba llevar.

Moralidad y virtud

Para el filósofo clásico de Sócrates la moralidad era un tema que formaba parte del cimiento de cualquier individuo, con lo que si veía que era bondadoso, hermoso y honesto iba a comportarse igual generando acciones que incentivaran dicha actitud.

Sócrates siempre prefería que fuese su compañero quien contestase a las preguntas del diálogo para así poder incrementar sus búsquedas particulares en cuanto a la ciencia y a la virtud. Aquí se descubrió que él pensaba que la felicidad surgía cuando el individuo en cuestión era éticamente recto.

Creencia en el misticismo

Por último este filósofo ejercía la adivinanza y era muy seguidor de un sacerdote a quien le otorgó toda la sabiduría sobre el tema del amor, además destacó en que los temas de conversación más habituales eran sobre la religión, la resurrección, las fábulas y las leyendas. También manifestó que había una voz enigmática que aparecía en el momento en el que él erraba, creyendo que tenía un germen divino aunque realmente muchos seres pensaban que era su particular instinto.