Características del arte contemporáneo

¿Qué es el arte contemporáneo? Se denomina así a las manifestaciones artísticas que comenzaron a surgir a inicios del siglo XX y que continúan hoy en día mediante las distintas eclosiones de vanguardia. Lo que querían conseguir era olvidarse de las antiguas características y para ello dejaron claro que las personas podían hacer arte sin la necesidad de seguir las normas de los artistas plásticos.

La historia que da lugar a este tipo de arte se divide en tres partes siendo el punto de referencia la II Guerra Mundial ya que fue un momento que repercutió a todo el mundo que estaban viviendo en aquella época, cambiando así la forma de pensar y creando nuevas herramientas de trabajo.

A continuación se va a explicar con detenimiento las características más destacadas del arte contemporáneo con el fin de comprender mejor este concepto tan importante.

El arte contemporáneo se originó para romper con el pasado y crear nuevas manifestaciones artísticas

Revolución artística

El arte contemporáneo es sinónimo de revolución artística ya que deja lo antiguo atrás y se enfoca en conseguir nuevas maneras de ver el arte, siendo el motivo el punto de inflexión de los cambios sociales e intelectuales. Más concretamente, a finales del siglo XIX el continente europeo se encontraba en una situación precaria a nivel político y económico lo que originó que comenzasen las primeras vanguardias pero realmente se difundió completamente en el siglo XX.

En busca de un nuevo lenguaje

Los artistas involucrados con el arte contemporáneo rechazaban el lenguaje antiguo y buscaban nuevas formas de manifestarse fundamentado en un punto de vista diferente de la realidad que ellos interpretaban. La finalidad era encontrar una manera distintas de reflejar lo que veían y lo hacían a través de la composición, las formas y los colores, mostrando como estos conceptos tenían la opción de tener propiedades fuertes.

Vanguardias del arte contemporáneo

  • Futurismo: es un arte denominado también cubismo dinámico al estar muy interesado en la forma de representar el movimiento y para ello emplea repeticiones cadenciosas de imágenes y líneas.
  • Neoplasticismo: se centra en emplear multitud de líneas rectas para crear rectángulos y pintarlos con los colores rojo, verde y azul, y que a su vez llamen la atención por su bidimensionalidad.
  • Cubismo: llama la atención porque le gusta jugar con la perspectiva para observar los distintos puntos de vista que existen. En la primera etapa reduce la tridimensionalidad en elementos geométricos y en la segunda realiza collages mostrando sus experiencias.

Fauvismo: destaca por tener colores muy potentes y unos dibujos muy marcados para expresar mucha más intensidad.

  • Dadaismo: se denomina así a la contraposición del racionalismo con el objetivo de luchar contra los estereotipos estéticos predominantes eliminando las leyes de la lógica. Para ello representan la libertad, lo inminente, lo contradictorio y la naturalidad, además del caos y la mezcla que surge entre la vida y el arte.
  • Surrealismo: una forma de reaccionar al materialismo de la sociedad occidental rompiendo así con ese ideal al mostrar los pensamientos espontáneos controlados por los impulsos subconscientes.