Características de los enlaces químicos

El enlace químico se define como la unión de dos átomos iguales o distintos con el objetivo de poder conseguir crear una molécula que es la porción más pequeña de una sustancia pura. Todos y cada uno de los átomos están estructurados por un núcleo atómico que a su vez está cercado por una partícula subatómica con una carga eléctrica negativa.

Este tipo de enlace se forman a raíz del desplazamiento que surge entre los electrones de la zona más externa que tienen el último nivel energético, es decir, 8 electrones para poder ser estable y así ser similar a un gas noble.

Los enlaces químicos resaltan por sus características que se van a manifestar a continuación.

El enlace químico es la unión de dos átomos

Características generales

  • Los enlaces químicos son una especie de fuerzas intramoleculares, es decir, interacciones que existen entre las moléculas,  y cumplen la función de tener a los átomos unidos entre sí.
  • Respecto a los electrones lo más habitual es que los que participan en el enlace químico tengan un número par.
  • Un enlace químico es fuerte o débil dependiendo la diferencia entre la capacidad de un átomo para atraer a los electrones y la distribución de los orbitales atómicos.

Enlace iónico

El enlace iónico o electrovalente es aquel que surge de la fuerza de atracción entre dos iones que tienen carga opuesta, es decir, una con mucha electropositividad y otra con mucha electronegatividad. Se produce entre un metal y un no metal, y no es capaz de crear verdaderas moléculas sino que es un agregado de iones negativos (aniones) e iones positivos (cationes), es decir, el no metal admite electrones para formar aniones y el metal da electrones para formar cationes.

A una temperatura ambiente es sólido ya que forma estructura cristalina, además es bastante vigoroso por su enorme tamaño lo que provoca altos puntos de disolución y ebullición, y se disuelven en el agua.

Enlace covalente

El enlace covalente es aquel que sucede en el momento en el que dos átomos se entrelazan para crear una molécula y para ello comparten electrones que tienen en la capa del exterior logrando el octeto que da una mayor estabilidad. Por lo tanto, se forma con un no metal y otro no metal que comparten electrones y que juntos crean moléculas verdaderas.

Lo más habitual es que esté en un estado líquido o gaseoso pero en ocasiones también se encuentra sólido lo que genera que el punto de disolución y ebullición no sea demasiado alto, además de que no cumple bien la función de ser conductos de calor y electricidad.

Enlace metálico

El enlace metálico surge entre la unión de átomos de un mismo elemento metálico y consigue formar una estructura molecular muy sólida ya que los núcleos se entrelazan compartiendo electrones.

Más concretamente, los cationes forman una estructura transparente y los electrones están mucho más libres pero eso no quita que consoliden la estructura al poseer una carga opuesta.

Lo más normal es que a una temperatura ambiente se catalogue como sólido, que varíe mucho el punto de disolución y ebullición, que se caractericen por ese brillo metálico y que sea blando y adaptable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *