Características de la Luna

La Luna es el único satélite natural que hay en la Tierra y se describe como un cuerpo celeste pedregoso, sin ningún anillo y obviamente sin lunas. Su creación tiene varias hipótesis pero la más destacada es aquella en la que un cuerpo parecido a Marte colisionó con la Tierra y de los restos salió la Luna.

Este satélite tuvo origen hace millones de años y se haya a una distancia de 385.000 km respecto al planeta Tierra. Además, después de la estrella de tipo-G más importante, es el cuerpo más brillante de todos si se mira desde la superficie terrícola aunque en verdad no es así.

¿Quiere saber más sobre la Luna? Continúa leyendo para descubrir sus características más destacadas.

La Luna es el único satélite natural de la Tierra

Características físicas

La Luna no es tan grande como parece, realmente es 4 veces más pequeña que la Tierra. Está compuesta por diferentes partes:

  • Corteza: la parte que da más al exterior y donde se pueden observar cráteres lunares. Es cierto que la Luna no posee agua pero en algunas zonas se observan mares lunares, es decir, planicies extensas, oscuras y basálticas.
  • Manto: la parte que va después de la corteza y se caracteriza por no tener los científicos claro cuál es realmente su estructura,
  • Núcleo: la parte más interna de la Luna y está dividida en dos: la zona líquida y la zona sólida

Densidad de la Luna

La densidad de la Luna es de 3,34 g/cm³, dos tercios de la del planeta Tierra, siendo esta información la que aclara la cuestión de que en la Luna todos los cuerpos pesen menos. Además ahí no hay atmósfera y por eso es obligatorio llevar máscaras con oxígeno para poder respirar.

Movimiento de la Luna

El movimiento de la Luna puede darse de dos formas distintas:

  • Rotación: Es el movimiento en el que la Luna gira sobre su propio eje y consta de 24 horas.
  • Traslación: es el movimiento en el que la Luna gira alrededor del planeta Tierra y consta de 28 días.

Iluminación engañosa

Mucha gente puede llegar a pensar que la Luna es blanca porque desde la superficie terrestre se ve iluminada. Realmente nada es lo que parece ya que este satélite tiene un color grisáceo oscuro, no posee ningún tipo de brillo y solo refleja un 18% de la luz que recibe. El motivo por el que se ve tan brillante cuando llega la noche es porque actúa como una especie de espejo y plasma la luz solar.

Temperaturas extremas

Los trajes especiales también sirven para mantener la temperatura corporal de los visitantes. La temperatura oscila entre los 107°C y los -153°C, y al compararla con la Tierra, se puede ver que éstas son mucho más extremas.

La Luna al no tener atmósfera filtra el calor que radia el Sol de forma directa como si ocurre con el planeta Tierra. Esto genera que la temperatura varíe de manera radical, por ejemplo, puede cambiar de 100ºC a – 100ºC en tan solo varios minutos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *