Características de la monarquía centralizada

La monarquía centralizada surgió a mediados del siglo XV por el interés común entre los reyes y los burgueses, quienes tenían como objetivo principal brindar a los monarcas un poder político que fuese superior al de los propietarios de las tierras para así lograr algún beneficio de ello. Además, hay que tener en cuentas que la aparición de este tipo de monarquía se precipitó a causa de las diversas guerras, en las cuales los señores feudales sufrieron mucho.

Esta monarquía organizó un cuerpo de funcionarios para que los ciudadanos cumpliesen con las leyes, además de implantar la justicia, elevarse por sobre los señores feudales, cobrar los impuestos en nombre de los monarcas, grabar las monedas y acoger escudos y banderas, entre otras cosas.

No dudes en seguir leyendo si quieres conocer las características de la monarquía centralizada para obtener más información acerca de este término tan importante.

La monarquía centralizada quería fortalecer el poder político de los reyes

El asentamiento de las bases de los Estados nacionales

Bajo un sistema conocido como monarquía centralizada, se instauraron las diferentes coronas y territorios políticos con el objetivo de dar un paso más allá para un futuro desarrollo de los Estados nacionales de la Europa Occidental.

La nobleza y las revueltas campesinas

Cuando apareció la monarquía centralizada, no fueron sol los burgueses los que se beneficiaron de ellos, también la clase social que poseía títulos nobiliarios sacó provecho de ello. En ciertas ocasiones, los campesinos se revelaron contra los superiores al explotarlos, pero al surgir este tipo de monarquía se comenzaron a controlar más a través del ejército proveniente del rey.

El desarrollo de monedas

En el momento más fuerte de este tipo de monarquía, se acuñaron monedas únicas dentro de los reinos, lo que provocó que se desarrollase más el intercambio comercial, es decir, un individuo ofrece un bien o servicio a otra a cambio de una contraprestación.

La recaudación de impuestos

La monarquía centralizada resaltaba por mantenerse gracia a los recursos que provenían de la recaudación de los impuestos, así como el apoyo de los banqueros y la Iglesia. De todas formas, cabe señalar que cuando Cristobal Colón llegó a América el 12 de octubre de 1942, la ocupación para explotar y dominar de forma administrativa, militar y económica, se convirtió en una mejor y más sólida fuente de ingresos.

El órgano judicial para cumplir la ley

Si nos detenemos en la característica del órgano judicial, cabe señalar que se encargaba de la necesidad de hacer cumplir con la ley a los ciudadanos, además de impartir una agrupación de valores elementales sobre los cuales debe basarse una sociedad y el Estado.

Un fuerte brazo armado

La monarquía centralizada es aquella en la que los reyes volvieron a retomar el poder que tenían anteriormente supervisando todo, además de crear un brazo armado muy fuerte.

Este estaba conformado por ejércitos profesionales permanentes, teniendo en cuenta que la mayoría eran soldados de infantería. Si lo comparamos con la época en la que los señores feudales tenían el poder, en este último caso predominaban los cuerpos de caballería.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *