Características de la monarquía constitucional

¿Qué es una monarquía constitucional? Es una forma de gobierno monárquico en el que el monarca sigue siendo el jefe de Estado con un poder limitado por el parlamento y el tribunal de justicia, además de existir una separación de poderes. Es importante saber que este tipo de monarquía puede convivir con países con un gobierno democrático, es decir, aquel cuyas autoridades emanan del pueblo, a pesar de la figura del rey.

En todo caso, la monarquía constitucional se caracteriza por ligar la autoridad que dura hasta el final de la vida o, al menos, hasta que él lo decida, con las instituciones republicanas, siempre de la mano de una norma jurídica dictada por el legislador.

¿Quieres conocer las características de la monarquía constitucional? ¡Sigue leyendo este artículo para enterarte de todo!

En una monarquía constitucional el poder emana del pueblo y del rey

Características generales

  • Existe una conexión total entre lo tradicional y lo democrático.
  • La monarquía tiene un reinado que es hereditario y vitalicio.
  • El rey es el jefe de Estado, es decir, la persona que tiene la máxima autoridad en un país.
  • El monarca es un ícono de la unidad estatal.
  • El crecimiento económico suele ser mayor que en otras monarquías.
  • Hay leyes que lo que hacen es imponer ciertas limitaciones al mandato del rey.
  • La libertad es mayor y se conoce por ser más equitativo.
  • Se permite que los ciudadanos se comuniquen y se expresen libremente, siempre y cuando no vulneren los derechos humanos.

No es igual a la monarquía parlamentaria

En muchas ocasiones, la gente utiliza como sinónimos la monarquía constitucional y la monarquía parlamentaria, por eso es importante saber que no son exactamente lo mismo. En la constitucional, el monarca sigue teniendo el poder ejecutivo, mientras que en la parlamentaria dicho poder proviene del legislativo, que es elegido a través de los ciudadanos.

Conexión entre lo tradicional y lo democrático

Se puede decir que este tipo de monarquía que surgió en la baja Edad Media en Inglaterra, en la época de los Lores y los Comunes, posee una conexión total entre lo tradicional y lo democrático. La prescripción orientada a la ordenación del comportamiento humano implanta restricciones a la voluntad del rey y lo tornan, básicamente, se considera un signo de unidad estatal.

El rey no tiene todos los poderes

Las facultades del monarca están reguladas por la Constitución, es decir, un texto codificado por el que se rige el sistema de gobierno de un país y que tiene la finalidad de formar la separación de poderes.

En la monarquía constitucional, el monarca es el jefe de Estado pero sin representar todos los poderes como sí sucede en la monarquía absoluta.

Múltiples tareas del rey

  • Puede elegir quién va a ser el primer ministro.
  • Se centra en la administración de las relaciones exteriores.
  • Puede declarar la guerra o formular tratados de paz.
  • Es capaz de llamar al órgano legislativo del Estado o manifestar su ruptura a solicitud del primer ministro.
  • Puede perdonar toda o parte de la pena a alguien.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *