Características de la Primera Guerra Mundial

La Primera Guerra Mundial fue un conflicto bélico que comenzó el 28 de julio de 194 y terminó el 11 de noviembre de 1918, perjudicando de forma considerable a las grandes potencias políticas y militares de aquel momento. Esta guerra comenzó por una acumulación de sucesos que surgieron durante el siglo XIX, sobre todo cuando terminó la Guerra Franco-pursiana.

Esto provocó el incremento del nacionalismo, la lucha para ampliar los territorios y los enfrentamiento por temas comerciales, además de que surgiesen dos bandos con grandes coaliciones; por un lado, la Triple Alianza y, por otro lado, La Triple Entente.

¿Quieres saber más sobre la Primera Guerra Mundial? A continuación se muestran las características más destacadas.

La Primera Guerra Mundial fue un conflicto bélico entre 1914 y 1918

Principales características

  • El inicio de la guerra se produjo cuando asesinaron al  archiduque Francisco Fernando de Austria
  • Murieron alrededor de 9 millones de combatientes
  • Existieron dos bandos
  • El tanque de guerra y los gases tóxicos fueron muy utilizados
  • Surgieron varias revoluciones
  • La extensión geográfica fue una de las mayores consecuencias
  • Hubo innovaciones en el armamento

Bandos de la guerra

Uno de los bandos de la Guerra fue la Triple Alianza, que estaba unida por distintos países como el alemán y el austrohúngaro.  Mientras que el otro bando fue la Triple Entente, formado por la coalición entre Francia, Inglaterra y Rusia.

Costo en vidas

La IGM fue una de las guerras que más combatientes militares dejó durante sus 4 largos años, concretamente 9 millones, mientras que los ciudadanos civiles fueron 7 millones.

Nuevas tecnologías

En la Gran Guerra aparecieron nuevas tecnologías militares, como es el caso de los gases tóxicos y los tanques. Fue un conflicto bélico en el que hicieron uso de abundantes elementos para la milicia y el bombardeo de sustancias químicas hizo que muchos de los supervivientes tuviesen secuelas.

Propaganda persuasiva

Una de las herramientas que emplearon todas las potencias fue la propaganda, que realzaba las acciones a favor de su bando y destacaba las de sus enemigos de forma negativa. El objetivo era persuadir a los civiles, distraerles de lo que realmente pasaba y levantarles la moral, y para ello usaban hazañas de militares, por ejemplo.

Espionaje constante

El espionaje fue otra de las tácticas que usaron ambos bandos para lograr la información estratégica, política, económica y técnica. Los ingleses fueron quienes realizaron un espionaje muy efectivo, sobre todo para impedir la comunicación.

Sabotajes contínuos

Los sabotajes estaban a la orden del día y uno de los más estratégicos fue cortar los cables de comunicación, además del sabotaje que realizó el país alemán a Rusia financiando a los rebeldes bolcheviques contra el gobierno del zar.

Falta de anestésicos y medicamentos

Esta Gran Guerra tuvo como consecuencia millones de heridos y eso provocó que muchos de los hospitales de campaña y hospitales de retaguardia estuviesen desbordados.

No había suficientes medicamentos, analgésicos y otros productos médicos, además de que llegaban con retraso por el propio conflicto bélico.

Tratado de Versalles

El Tratado de Versalles puso fin a la IGM, un documento firmado por más de 50 países en el que se especificaba que los derrotados debían someterse a condiciones rigurosas de fiscalización militar y política y al retiro de sus colonias africanas. Las condiciones tan duras y la humillación del país alemán hizo que 10 años después surgiese el nazismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *