Características de la serpiente

La palabra serpiente proviene del latín serpens, que a su vez deriva del verbo sepere que significa arrastrarse o reptar, por eso se conoce a este animal como un reptil sin extremidades, una piel cubierta por una serie de escamas, un cuerpo muy largo y estrecho y una cabeza bastante aplastada. Los expertos creen que evolucionaron de los lagartos y hoy en día existen 456 géneros y más de 2.900 especies por todo el planeta.

Todas las especies suelen variar en el tamaño, teniendo en cuenta que la cobra real es una de las más largas al medir 5 metros, sin olvidar la serpiente pitón reticulada al registrar unos 10 metros de longitud, la cual consigue la primera posición dentro de las especies de su género.

A continuación, nos adentramos en las características más destacadas y curiosas de la serpiente.

La serpiente como una suborden de saurópsidos diápsidos perteneciente al orden Squamata

Alimentación a base animales

Todas y cada una de las serpientes son carnívoras, por eso su dieta se basa en aves, mamíferos, peces, insectos, e incluso, otros reptiles. Este tipo de animal no tiene la capacidad de masticar, lo que conlleva a que todo lo que ingiere lo hace de cuerpo entero. Además, destaca por comer animales 3 veces más grandes que el tamaño de su cabeza, y en ese caso, puede pasar varios meses sin volver a ingerir ningún alimento.

Presencia de lengua bífida

La serpiente resalta por tener una lengua bífida al igual que otros reptiles, es decir, una transformación corporal en la que la lengua se corta desde la parte central hasta la punta, dividiéndose al final. Por esta razón, Aristóteles afirmó que la lengua le brindaba a la serpiente “un doble placer en la degustación de sabores, por lo que la sensación gustativa en estos animales estaba duplicada”.

Escaso sentido del oído

Por lo contrario, la serpiente no tiene una buena audición, por eso no es capaz de escuchar con total precisión los ruidos de alrededor. El motivo del mismo es que posee un órgano muy básico dedicado a esta función, además, cabe mencionar que no tiene oído externo.

Reproducción de la serpiente

La serpiente utiliza la fertilización interna mediante cópula y la mayoría son ovíparas, por eso se reproduce a través de los huevos. Eso sí, hay algunas excepciones como la boa, el crótalo y la víbora, ya que paren individuos completamente formados, reteniendo los huevos hasta que las crías están totalmente formada.

Muda la piel

La serpiente pasa por un proceso de cambio de piel llamado muda cada cierto tiempo, especialmente durante el crecimiento, aunque lo realiza durante toda su vida.

En el momento en el que la serpiente está mudando la piel, se convierte en más esquiva, e incluso, llega a ser bastante agresiva. El motivo es que la visión empeora y eso hace que no tenga el control de todo lo que sucede a su alrededor.

Serpientes venenosas y no venenosas

Venenosas

  • Cobra
  • Bastarda
  • Cascabel
  • De mar
  • Taipán

No venenosas

  • Anaconda
  • Boa
  • De collar
  • De herradura
  • Pitón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *