Características de la Ilustración

La Ilustración es un movimiento intelectual y cultural que llegó de la mano del filósofo Locke y se originó en el país inglés a finales de la Edad Moderna, concretamente a mediados del siglo XVIII. Es en ese siglo cuando el movimiento logró llegar a la cima, lo que derivó en que se le denominase ‘el Siglo de las Luces’, además fue muy intenso en Francia ya que tuvo mucha influencia la Revolución Francesa.

Lo más destacado de la Ilustración es que se centraron en el pensamiento, más bien en cómo predominaba la razón sobre la fe, lo que sirvió para comprender y solventar distintos problemas que se generaban en la población.

En este artículo sobre el movimiento iluminista se va a señalar y explicar con detenimiento cuáles son las características.

La Ilustración es un movimiento intelectual y cultural que dio inicio en el siglo XVIII

El racionalismo

Durante el siglo XVIII abundó el término racionalismo en distintos ámbitos como la ciencia o la filosofía, además le llamaron ‘el Siglo de las Luces’ por la lógica que utilizaban los intelectuales. La razón es muy importante y se centra en que el ser humano hacía uso de la lógica para explicar muchas acciones que sólo podían ser reales mediante ese concepto. Todo esto derivó en la necesidad de rechazar cualquier cosa supersticiosa a la que se le denominó ‘caza y quema de brujas’.

El enciclopedismo

El enciclopedismo se define como la recogida y divulgación del conocimiento que tienen los seres humanos sobre un tema en concreto o sobre todo en general, con la finalidad de mostrar la importancia del saber.

En la Ilustración, el saber está ligado a la libertad, lo que supone una especie de combate contra la superioridad que reina en el lugar, que iniciado en el siglo XVIII y que perdura hoy en día como es el caso de la Wikipedia.

La moralidad laica

En cuanto a la moral, los escritores manifestaron de forma abierta que rechazaban en su totalidad a la religión institucionalizada porque sentían que apoyaban la discriminación, la intransigencia y la crueldad que se vivía en la sociedad. Más bien, creían en la moral universal y en que todos los seres humanos tenían que regir por la igualdad, además de que cada uno de ellos tenía su verdad absoluta.

La búsqueda de la felicidad

Los ilustradores pensaban que el hombre se creó para que fuese afortunado y feliz, pero el pensamiento burgués afirmaba que esa felicidad debía ser verdadera si se fundamentaba en la facultad de poseer algo, en la libertad y en la igualdad ante la ley.

Pensamiento político

La corriente de la Ilustración se basó en lo opuesto al absolutismo ya que manifestaban que el poder que manejaba el rey debía ser restringido por una constitución.

Esto derivó en el pensamiento de que todas las personas tenían que pagar los impuestos de forma igualitaria y que los judíos tenían que ser admitidos como ciudadanos de pleno derecho. A parte no estaban de acuerdo en cómo la Iglesia formaba parte de cualquier tema de la vida pública y política.